Los avales se firman para garantizar el total de un préstamo o sólo una parte, tanto en los avales personales como en los bancarios. Antes de firmar el contrato, los avalistas deben informarse del importe y del plazo para el que constarán como tales. Transcurrido ese periodo o abonada la cantidad que avalaba, quedará libre de su compromiso

El periodo de vigencia del aval no tiene que coincidir con el periodo por el que se ha firmado el préstamo, ya que se puede avalar sólo una parte. Finalizado el periodo de vigencia del aval, el titular del crédito debe exigir al banco que de por finalizado el contrato de aval.